De donde menos lo esperas puede aparecer la fotografía de tu vida. Yo aún la estoy esperando.

Temporal en el Cantábrico

Estos días hemos sufrido en el Norte un temporal con todas las letras. Llevamos desde el miércoles en alerta por lluvias y fuertes vientos. El jueves me levanté con la noticia de que las olas habían alcanzado los ocho metros de madrugada, así que salí de casa dispuesta a fotografiarlas, porque gracias a dios no llovía y la cámara iba a estar a salvo.

La verdad es que esperaba otra cosa. Es cierto que había oleaje, el mar estaba muy revuelto y se levantaba tanta agua con el viento que parecía que caminaba entre bancos de niebla. Pero no había olas espectaculares ni monstruosas, sólo algo más grandes y turbias de lo normal.

El viernes y el sábado fueron días para no salir de casa. Las rachas de viento provocaron hasta incendios, y a ratos llovía como si se fuera a acabar el mundo y otros ratos granizaba por no nevar.

Chicos… ha llegado el invierno.

Anuncios

2 comentarios

  1. Anónimo

    A lo mejor las olas no eran muy grandes pero has conseguido una nitidez perfecta.

    21/12/2011 en 12:27

    • Muchas gracias, la verdad es que no fue muy difícil al ser un día con mucha luz y olas bastante grandes,

      22/12/2011 en 09:06

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s