De donde menos lo esperas puede aparecer la fotografía de tu vida. Yo aún la estoy esperando.

Sanatorio de Pedrosa

Sanatorio(Sanatorio en ruinas)

En la Isla de Pedrosa, una de las mayores islas de Cantabria a escasos veinte minutos de Santander, se encuentra este antiguo sanatorio, del que os voy a contar un poco la historia.

Patio(Patio exterior de la planta baja)

Este pabellón empezó a funcionar allá por el 1869 para mantener en cuarentena a los marineros que llegaban afectados por alguna enfermedad tropical. Su ubicación era perfecta para ello, porque antiguamente no se encontraba unida a tierra por ningún puente. Disponía de un pabellón exclusivo para el tratamiento de niños, que en aquella época eran los más afectados.

Ascensor(Ascensor en la primera y segunda planta)

Después, en el 1909, se transformó en un Sanatorio especializado en la tuberculosis, la viruela y en el tratamiento de diversas enfermedades óseas.

Graffiti(Graffiti de la segunda planta)

En 1989 cerró definitivamente sus puertas como Sanatorio, para abrirlas al cabo de poco tiempo como Pabellón dedicado a la rehabilitación de personas drogodependientes.

Escaleras(Escaleras en el segundo piso)

Las fotos de esta entrada pertenecen a uno de los edificios de la Isla, uno que está en ruinas y totalmente abandonado. Otro de los pabellones se sigue utilizando hoy en día como centro de rehabilitación, y otro es una antigua capilla recientemente restaurada.

Sofa(Sofá y armario en la segunda planta)

Como dato curioso, debo decir que hace unos pocos años la americana Anita Lauda, autora de varios libros y creadora del Colectivo de Investigadores Contacto Oculto Asociados (ICOA), pasó varias noches en este recinto con su grupo en busca de algún fenómeno paranormal. Y parece ser que lo encontraron, porque, escalofríos y energías extrañas aparte, todos clamaron haber visto fantasmas de niños vestidos con ropas antiguas, camitas pequeñas que no se encontraban ya allí y una mujer corriendo que parecía una enfermera. Anita también afirmó haber visto un hombre portando un hacha enorme, como si fuera un verdugo.

Silla(Silla de la primera planta)

No puedo deciros si esto es verdad, porque a mí no se me apareció ningún fantasma ni nada parecido. Casi lo iba esperando, hacer una fotografía a una ventana y que apareciera una figura, como en las películas de miedo. Pero nada, los espíritus fueron tímidos conmigo.

Entrada

También debo añadir que si las fotos parecen muy luminosas es porque son de larga exposición, pero realmente está todo tan oscuro y lóbrego que se necesita la ayuda de una linterna para ver dónde pisas (cosa importante) y para que la cámara pueda enfocar. Las escaleras son las menos fiables que he visto en mi vida, y dentro reina un frío casi “paranormal”.
¿Mi recomendación? No vayáis, no sea que entréis solos… y salgáis acompañados sin saberlo.

Anuncios

4 comentarios

  1. Anónimo

    que miedo

    02/05/2014 en 16:47

  2. Anónimo

    ¡ Que penita ! Con lo bonito que era y que como esta……

    07/06/2014 en 19:36

    • Yo no sé cómo era antes, pero es verdad que ahora está totalmente en ruinas. Aunque admito que, fotográficamente hablando, me viene de perlas que esté así…

      09/06/2014 en 08:51

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s