De donde menos lo esperas puede aparecer la fotografía de tu vida. Yo aún la estoy esperando.

Paisajes/Monumentos

Washington DC

Capitolio

Capitolio

Cuando pienso en Washington, sólo me viene una palabra a la cabeza: imponente. Sus edificios son enormes, con columnas de proporciones que provocan una sensación de insignificancia en las personas. Muchos aparentan un estilo griego, pero son modernos y su función es recordarte, en caso de que no lo supieras ya, que te encuentras en la capital de Estados Unidos.

Una lástima que el Capitolio, símbolo de Washington por excelencia y que alberga las dos cámaras del Congreso de los Estados Unidos, estuviera en obras. Por si tenéis curiosidad, el ala norte corresponde al Senado y el ala sur a la cámara de Representantes. En los pisos de arriba hay galerías para que el público pueda observar las sesiones en ocasiones especiales.

(más…)


Nueva York de día

Pensar en pisar Nueva York siempre había sido para mí algo inalcanzable, un sueño. Bueno, incluso pisar los Estados Unidos. Cuando por fin pude hacerlo el año pasado, fue increíble. Todo eso que había estado viendo en películas y series desde pequeña, ahora podía tocarlo. Podía respirarlo, captarlo y saborearlo durante cinco días, que se me hicieron cortísimos.

SONY DSC

Vista aérea

Aunque me dijeron que fue todo un espectáculo, mi vértigo y yo no fuimos capaces de subirnos al helicóptero para inmortalizar la ciudad en todo su esplendor. Cedí mi cámara a mi segunda fotógrafa (¡gracias, Lore!) y logró sacar instantaneas como éstas.

(más…)


Columna Sagardía

Sagardía

En el centro del páramo de Bricia, viajando por la carretera nacional, te puedes encontrar de pronto con dos columnas franqueando una entrada invisible hacia algo en el medio de la nada. A mí la curiosidad me pudo, y me topé con este impresionante y curioso monumento, con forma de águila y dedicado al General de artillería Antonio Sagardía Ramos, muerto en 1962.

(más…)


Sanatorio de Pedrosa

Sanatorio(Sanatorio en ruinas)

En la Isla de Pedrosa, una de las mayores islas de Cantabria a escasos veinte minutos de Santander, se encuentra este antiguo sanatorio, del que os voy a contar un poco la historia.

(más…)


Sobre el mar

MarNo cesan sus eternos murmullos,
rodeando las desoladas playas.
Y el brío de sus olas
diez mil cavernas llena dos veces,
y el hechizo de liécate les deja su antiguo son oscuro.

(más…)


Museo Guggenheim (Bilbao)

Guggenheim

Este sábado estuve pasando el día en Bilbao. Hacía mucho tiempo que no iba, y fue algo emocionante recordar viejos tiempos. Según entraba en la ciudad, señalaba Termibus, donde tantas veces me subí y bajé del autobús para ir y volver a la Universidad. Cuando llegué al Sagrado Corazón, recordé que allí giraba para dirigirme a la Gran Vía cuando no me apetecía ir a clase. Luego pasé por delante del Zubiarte, el Centro Comercial en el que mis amigas y yo pasábamos las horas muertas, desayunando por segunda vez, yendo de tiendas o haciendo tests de la autoescuela.

(más…)


Plaza de España, Sevilla

Lo primero que pensé cuando vi la Plaza de España fue: “Ya no estoy en Sevilla, ¡estoy en Venecia!”. Puede que parezca un pensamiento exagerado, pero tanto el ambiente bucólico, como el canal y la arquitectura inducen a ello.

(más…)


Embalse de Barrios de Luna

Hoy os voy a presentar el embalse de Barrios de Luna, que adoptó su nombre del pueblo situado a sus pies, Los Barrios de Luna. Se encuentra en León, en la comarca de Luna, y debo decir que tuve la suerte de visitarlo en uno de sus mejores días, porque las vistas eran inmejorables.

(más…)


El Tren de la Vida

La vida se asemeja a un viaje en tren. Con sus estaciones y cambios de vía, algunos accidentes, sorpresas agradables en algunos casos, y profundas tristezas en otros.

Al nacer, nos subimos al tren de la mano de nuestros padres. Creemos que siempre viajarán a nuestro lado, pero en alguna estación ellos se bajarán dejándonos seguir el viaje solos.

(más…)


Nieve en Alto Campoo

El último día de Marzo me convencieron para volver  a visitar Alto Campoo. Llevé el trineo para poder deslizarme, aunque no tenía ninguna esperanza de que hubiese nieve. Como podéis ver, me equivocaba.

(más…)