De donde menos lo esperas puede aparecer la fotografía de tu vida. Yo aún la estoy esperando.

Entradas etiquetadas como “cuerpo

La Muerte

Muerte

La Muerte. Todos hemos sentido alguna vez sus afiladas garras. Y el que no las ha sentido en el cuerpo, las ha sentido en el alma.

Silenciosa, fría, peligrosamente sombría. Se desliza por tu mente hasta encontrar un hueco desde donde poder corromper tus pensamientos. Se hace sitio entre tus miedos, se acomoda en tu interior. Extiende sus largos brazos por tus venas, arañando, desgarrando. Buscando tu debilidad para convertirla en su fuerza. Con sigilo, a traición.

Poderosa y atractiva; haciéndote creer que resulta más fácil sucumbir a ella que luchar, rendirse que batallar. Sus mortíferos ataques son demasiado expertos, pudriendo tus entrañas con toques perfectos. Y es entonces cuando la buscas, sintiendo que pereces; pero no se puede tocar lo intangible y tal vez no sea más que lo que mereces.

Porque, a medida que la Muerte va haciendo su tétrico trabajo, las ganas de vivir se te van acabando. Agotado, exhausto de tu vida, de sentir cómo pasa por tu lado sin vivirla. Una persona más, una menos… ¿qué más da eso? Te entregaron unas fichas y no supiste defenderlas, ¿quién eres ahora para quejarte por haberlas perdido todas? Te regalaron una existencia que desde un principio no merecías. No supiste aprovecharla, y ahora la Muerte sólo quiere lamer tus heridas; con sal, azufre y hierro, y tú simplemente le darás la bienvenida. Porque es lo que merecías.

PD: Este texto se me ocurrió de repente una noche a las dos de la madrugada, y lo escribí en el móvil con los ojos medio cerrados por no levantarme de la cama. La foto vino después, y fue para habernos visto a mi hermano y a mí haciéndola…